Feeds:
Comentarios

Posts Tagged ‘Jack London’

El silencio blanco, del controvertido  Jack London. Un libro de cuentos que, pese al título, no siempre transcurren en el helado ártico, aunque todos se refieran a la lucha por la vida, como así lo indica el título de uno de ellos. Los relatos tienen una fuerza que salta desde las páginas del libro para dibujarnos delante de nuestros ojos, como si fueran holografías, cada una de las escenas. Este volumen, esta misma portada, me han acompañado a lo largo de los años, desde que lo compré en la Cuesta de Moyano, de Madrid, cuando las casetas eran de madera y destilaban sabor a viejo, allá por los ochenta. Ahora reposa en una estantería y siempre, indefectiblemente, de tanto en cuanto, vuelvo a sumergirme en sus apasionantes páginas para releer alguno de los relatos.

Read Full Post »

Arrojaron los dados y vivieron.
Parte de lo que juegan, ganarán,
pero el oro de los dados, lo perdieron.
(Jack London, Amor a la vida)

Vassily Tashkin se quedó el último, siguiendo las huellas de un alce que vio por la mañana. Un alce grande vale mucho dinero en Murmansk. Así que se marcharon todos con las máquinas y los demás camiones y se quedó Vassily con el suyo, cargado con enormes troncos de abeto, aparcado junto a la pista forestal que se adentraba cientos de kilómetros en aquella taiga inmensa y descorazonadora. Estuvo aguardando al animal junto a las ruinas de un antiguo aserradero, justo donde había visto sus huellas la tarde anterior. A pesar de que iba bien equipado para combatir el intenso frío con un grueso anorak, mono, botas térmicas y los inevitables mitones necesitaba, cada cierto tiempo, levantarse y realizar violentos ejercicios para no quedarse congelado. El fusil estaba protegido por una funda de piel para evitar que el frío atascase cualesquiera de sus mecanismos móviles.

Vassily era un hombre maduro que sobrepasaba la cuarentena, aunque fuera difícil verlo en aquel rostro protegido por el grueso capuchón y las gafas para la nieve. Era también un hombre tenaz movido por la imperiosa necesidad de obtener dinero. La mañana había amanecido calmada y triste, con unas nubes grisáceas que cubrían el horizonte de lado a lado, pero ahora se estaba levantando una ventisca desagradable, acompañada de copos diminutos como arenilla blanca y dura que limitaban la visibilidad y distorsionaban las distancias.

Leer el relato completo

Este relato obtuvo el 2º premio en el XXIII Certamen literario Álvarez Tendero, Arjona, Jaén.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: