El olor (microrrelato de misterio)


 

Alguien la había desenterrado diez minutos antes. Luego le perdió la pista.

Tenía miedo. Hacía frio. La oscuridad la cubría como una mortaja y se encontraba completamente desorientada. Pero el viento le trajo el rastro de un olor.

Se puso en movimiento, dejándose guiar por su nariz, a la caza de aquel olor apenas perceptible, el eco de un eco, moléculas perdidas en hectómetros cúbicos de insípido aire. Avanzaba casi a tientas. Cruzó el descampado lleno de sepulturas anónimas, sin pasado y sin historia, tropezando, alucinada aún, hasta que sus pies tocaron el áspero asfalto de una calle en un polígono industrial, fantasmal a aquellas horas.

El olor aumentaba en intensidad, doblaba esquinas, saltaba vallas e incluso cruzaba callejones, y la mujer continuaba, fiando en su olfato, en su instinto, hasta que por fin vio una luz lejana que iluminaba su inevitable pedazo de calle. Y en la calle el ruido, y los vehículos, faros que la deslumbraban, otra calle, más luces, calles vacías, luces vanas. Y por fin una sombra fugaz, apenas entrevista, penetrando en un portal.

Es ella, piensa. Es ella, se repite como un mantra, para convencerse. Y avanza decidida, rodea una rotonda, se cruza con un grupo trasnochador que observa sorprendido su patético aspecto. Pero a la mujer no le importa y se pega a las fachadas y avanza también ella como una sombra hasta llegar al portal. Está cerrado. Llama a todos los botones del portero automático. Voces metálicas, robóticas, sacuden el silencio: gritos, enojo, algarabía. Pero una madre preocupada, un alma caritativa o un amante impaciente le abren la puerta.

El olor está dentro del vestíbulo, más fuerte, le llena la cabeza, cruza el vestíbulo ―el olor―, la lleva, tira de ella, y ella asciende la escalera izquierda, sube dos pisos, se detiene en el descansillo y llega hasta la puerta 24 C.

Luego llama al timbre.

6 Comments on “El olor (microrrelato de misterio)

    • Cierto. Lo escribí en un taller de escritura donde teníamos media hora para elaborarlo. Ni un minuto más. Y este fue el resultado: , un relato sin final, donde el cierre queda a la imaginación de cada cual

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: