¿Dónde encontrar y cómo elegir una agencia editorial?


En primer lugar, como es lógico, es preciso conocer las distintas agencias editoriales que operan en el país. Hay una buena cantidad de ellas y podemos encontrar un listado de ellas en distintas webs relacionadas con la literatura. A continuación os dejo el link de la UNEE (unión nacional de escritores de España), que es bastante completo, aunque algunos datos están desactualizados. En realidad, no hay ninguna web con los datos completamente actualizados, o por lo menos yo no la he encontrado.
Después debemos elegir la o las agencias a las que presentar nuestra propuesta. Este paso, desde mi punto de vista, es más importante de lo que parece puesto que el “colectivo” de las agencias editoriales es múltiple y variado.
En los listados que hay disponibles en internet, puede apreciarse en un sencillo análisis que algunas tienen página web, otras correos electrónicos de contacto y otras solamente un número de teléfono. Por otro lado, hay agencias muy importantes y conocidas, y bien establecidas, que con frecuencia son mencionadas en los medios de comunicación y tienen mucho volumen y “peso” de representaciones, mientras que otras son menos conocidas, más nuevas y con menos autores representados, o con autores menos consagrados. Ojo, con esto no quiero decir que sean peores, únicamente quiero presentar una visión global de este colectivo.
Más cosas:
Hay agencias que se dedican a determinado tipo de literatura y/o de autores (libros infantiles y juveniles, libros ilustrados, autores extranjeros, etc.), o a determinadas actividades, como las traducciones. Hay agencias que se dedican únicamente a la representación de autores y otras que ofrecen servicios adicionales, como corrección de textos, elaboración informes de lectura, coaching literario, etc., y que cobran por hacerlo. Por cierto, que hay una gran disparidad de precios en estos servicios, que puede llegar a doblarse o triplicarse entre unas y otras: ¿señal de calidad? No lo sé.
Y a propósito de esto, también conviene comentar que hay algunas agencias que dan tufo a engañifa desde lejos.
Por todo esto, creo que es una práctica aconsejable “bichear” muy bien en cada agencia, para conocerla en la medida de lo posible. ¿Cómo?
Visitando todos los apartados de su web, o blog, o incluso su facebook si lo tienen.
Enterándonos de los autores que representan, si son conocidos o no, si han publicado algún libro, con qué editoriales han publicado (conocidas, desconocidas, de autoedición), etc. Para saber si un libro publicado ha tenido buena o mala distribución, os dejo el siguiente enlace a un buscador de libros y ventas (aquí).
En caso de que ofrezcan servicios adicionales, ver y comparar precios, de qué manera cobran (suele ser por página), si incluyen el IVA o no, etc.
E incluso vale la pena meterse en blogs literarios y ver si hay opiniones sobre determinada agencia. En estas páginas de opinión, los autores suelen contar sus experiencias positivas o negativas con ellas.

¿Contactar con más de una agencia a la vez?
Para finalizar este apartado, vale la pena analizar por encima esta cuestión.
En las webs de algunas agencias ya se indica entre los requisitos para recibir una solicitud de representación que se especifique si la obra se ha presentado a otra u otras agencias o editoriales. Eso no quiere decir que no se pueda hacer, pero genera cierto rechazo entre los agentes, como menciona en su página web de una asociación de agencias literarias. Ellos recomiendan que se seleccione una agencia en función de los criterios que uno considere adecuados y envíe su obra.
Sin embargo, tenemos por otro lado que los tiempos de respuesta suelen ser tan largos (o de no respuesta, porque en este caso el “silencio” es denegatorio), que si un autor que busca representación se atiene a esta norma, y no busca una nueva agencia hasta haber sido rechazado por otra, lo más probable es que se nos pasen varios años sin encontrar, no ya quién nos represente, sino siquiera quien nos responda.

A %d blogueros les gusta esto: