Segunda piel


Sigma Tercera empujó con el pie lenta pero contundentemente el cadáver del último astronauta hacia la plataforma del desintegrador molecular y lo contempló con frialdad, sin lástima ni remordimientos, sin resentimiento, pese a ser el que más trabajo le había dado. Un hombre sagaz, pensó, de inteligencia aguda y sutil intuición, el único capaz de adivinar su juego; pero, al cabo, de nada le había servido: allí estaba, también muerto.

Retiró la vista del hombre para fijarla en sí misma. Estaba cansada de aquella máscara. Se llevó las manos a los cierres del traje, los soltó y se desnudó lentamente, experimentando por última vez la sensación del deslizarse de la ropa sobre la piel. El oscuro material quedó amontonado a sus pies, hecho un gurruño, que también empujó hacia la plataforma, dejando al descubierto un cuerpo escultural: largas piernas, cintura estrecha, el vientre liso, los senos perfectos, el rostro bellísimo, de grandes ojos claros, el pelo abundante y sedoso, un cuerpo, en fin, extraído de un sueño colectivo, de una conjunción de pecados.

Pero aún tenía otro traje que quitarse. Alzó una mano y acarició con ella la piel del rostro, de color canela, la dejó escurrir por el cuello, por el costado, rozó suavemente la cadera, se tentó el arranque del muslo, pellizcó la piel elástica, tersa, y bruscamente clavó las uñas y la desgarró.

A %d blogueros les gusta esto: